Arqueología en el centro de la cuidad

Origenesunderground

Written by:

arqueologia fundacion Lorenzo Mendosa Casa Centro de Caracas

Impulsando la Historia de Venezuela

En el año 2001 se abrió las puertas al público de la Casa de Estudio de la Historia de Venezuela “Lorenzo A. Mendoza Quintero”, también conocida como “Casa Veroes” en el casco histórico de la ciudad capital, ubicada a unos 200 metros de la Plaza Bolívar, con el objetivo de fomentar el interés educativo sobre la historia de Venezuela, cortesía de Fundación Empresas Polar.

Esta institución sin fines de lucro, es un lugar dispuesto para el público en general, que alberga un museo, una biblioteca y un centro de estudios, disponible para la investigación de estudiantes e investigadores de cualquier parte del país, totalmente gratuito en donde puedes disfrutar de un ambiente de tranquilidad y paz en medio de un arquitectura colonial característico de los siglos pasados.

Los visitantes pueden realizar recorridos por los espacios de la casa en un horario comprendido de lunes a viernes de 9am a 4:30pm, incluso en compañía de los guías en promoción, quienes muestran los objetos de interés al tiempo que narran los acontecimientos o anécdotas de los mismos.

Recorriendo la Casa de Estudio

Esta hermosa estructura que integra un inmenso y hermoso patio interior, aguarda al visitante justo cruzando la entrada principal, tan idéntico a los que se observan en la arquitectura española de Andalucía de influencia árabe que se mantienen en el sur de España.

En el interior de la casa se puede disfrutar de este estilo colonial venezolano, con sus respectivos patios y jardines. A su alrededor se encuentran diez habitaciones acondicionadas como salas de exposiciones, algunas temporales y otras permanentes. Cuenta con un salón de usos múltiples en el que se lleva a cabo diferentes actividades recreativas y educativas para estudiantes y visitantes en general.

En el recinto se encuentra una librería en la que Fundación Empresas Polar ofrece diferentes publicaciones, las cuales son editadas por la misma fundación. También cuenta con una sala de lectura en donde los visitantes apasionados e interesados en la Historia de Venezuela pueden disfrutar de documentos pertenecientes a la Biblioteca especialista específicamente en la materia.

En el año 2005 inició el funcionamiento de “El Café Veroes”, disponible para turistas, vecinos y el personal que labora en diferentes instituciones públicas y privadas de los alrededores del recinto. Este Café está situado en la parte trasera de la casa donde además se instalaron muebles y sillones para el disfrute del patio, y está abierto al público de 11am a 3pm.

Arqueología en el centro de la ciudad

Existe un aporte histórico y cultura en esta estructura que revela indudablemente a través de estudios de los hallazgos antropológicos, y se trata de patrimonios de diferentes épocas, como túneles y pozos, donde secretos históricos y arqueológicos se han descubierto, entre ellos monedas, armería, platería, entre otras cosas.

Además, un interesante espacio, bastante particular, es motivo de asombro para el visitante. Y es que una cistenar( pozo para almacenar agua), que bien pudo haber sido una mazmorra subterránea de más de 7 metros de profundidad fue hallada en la casa. Hasta ahora el desconcierto permanece latente en los investigadores y especialistas que le han estudiado, que a pesar de tener interesantes hipótesis acerca de ello, las interrogantes están presentes día a día sobre cuál fue su funcionamiento y qué sucedió allí. También, objetos forjados en metal, alfarería y cerámica se han descubierto.

Otro de los muchos aportes que se desprenden de este descubrimiento es el hecho de que la mayor parte de las cerámicas encontradas provenían de Galeones Europeos y otras influencias tanto orientales como de occidente.

No obstante, en el patio trasero de la casa, en donde se encuentra un hermoso jardín, se observa de igual manera diferentes hallazgos arqueológicos encontrados durante el proceso de restauración de la misma casa.

Una estructura que ha pasado de generación en generación

No es nada raro el hallazgo de materiales arqueológicos en esta estructura con antecedentes sumamente interesantes, pues esta casa inició su construcción en el año 1761 con gran influencia de la arquitectura española, especialmente con los estilos Andaluces, para fines del Colegio de la Compañía de Jesús, aunque seis años después esta construcción adelantada por los Jesuistas fue detenida por el monarca español Carlos III, en donde, a partir de allí, la construcción pasó a ser residencia de personas naturales así como también sede de instituciones públicas a finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX.

Luego pasó a ser Batallón de Veteranos de Caracas entre los años 1771 y 1777, y más adelante pasó a ser domicilio de la Casa Real de la Moneda en 1810 y 1818. Posteriormente fue sede de prestigiosos colegios como El Salvador del Mundo entre 1849 y 1859, y el Santa María en 1859. Pero no es sino hasta el año 1893 cuando Lorenzo Mendoza Buroz adquiere la casa para uso familiar y a través del tiempo permanece como la familia Mendoza Martínez, Mendoza Fleury y Mendoza Quintero. De allí en adelante, para 1997 Fundación Empresas Polar incentivó un proceso de restauración con fines de fomentar el estudio de la Historia de Venezuela, y se inauguró en el 2001.

 

Por sí la misma casa es una reliquia y objeto de estudios de historia y arqueología.

 

 

Facebook Comments

Comments are closed.